Modificación de la Tributación de las Sociedades Civiles

Cambio de Tributación

Con efectos desde el 1 de enero de 2016 se ha producido un cambio en la tributación de las sociedades civiles con personalidad jurídica y con objeto mercantil que desde el referido ejercicio 2016 pasarán de tributar en régimen de atribución de rentas a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades.

Asimismo, se ha regulado la nueva composición del Número de Identificación Fiscal de las Personas Jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que afecta a las claves E y J que pasan a denominarse:

– E. Comunidades de bienes, herencias yacentes y demás entidades carentes de personalidad jurídica no incluidas expresamente en otras claves.

– J. Sociedades civiles.

Se consideran “Sociedad civil con objeto mercantil” a aquellas que declaren como objeto social la realización de una actividad económica de producción, intercambio o de prestación de servicios, salvo la entidad que se dediquen a actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras o de carácter profesional. Tampoco se considera con objeto mercantil aquellas cuya actividad sea pesquera.

Hay que matizar que según el criterio ratificado por la Dirección General de Tributos se entenderá como carácter profesional exclusivamente las actividades desarrolladas por las sociedades civiles profesionales constituidas al amparo de la Ley 2/2007, de 15 de marzo de Sociedades Profesionales.

Es decir, tendrán objeto mercantil y por tanto serán contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, las sociedades civiles (excepto las acogidas a la Ley 2/2007), que se dediquen al siguiente tipo de actividad económica:

– A01. Alquiler de locales.

– A03. Resto empresariales: Todos los epígrafes del IAE, excepto:
Las actividades mineras: epígrafes de la sección 1, división 1 y las agrupaciones 21 y 23 de la división 2 de las tarifas del impuesto de actividades económicas.

– A04. Artísticas y Deportivas.

– A05 Profesionales.

Se considerarán como “Sociedad civil profesional (SCP)” a las sociedades civiles constituidas al amparo de la Ley 2/2007, de 15 de marzo de Sociedades Profesionales (deben haberse acogido a dicha Ley en el acuerdo de voluntades o en la escritura de constitución). Estas entidades tributan como entidades en atribución de rentas.

Se considerarán como “Sociedad civil sin objeto mercantil” al resto de sociedades civiles diferentes de las dos anteriores. Estas entidades tributan como entidades en atribución de rentas.

Se conforman por consiguiente tres tipos de sociedades civiles:

1- SOCIEDAD CIVIL SIN OBJETO MERCANTIL
2- SOCIEDAD CIVIL PROFESIONAL
3- SOCIEDAD CIVIL CON OBJETO MERCANTIL

La sociedad civil adquiere la personalidad jurídica desde el momento en que se manifiesta como tal ante la AEAT en el proceso de solicitud del NIF.

Por tanto, se debe considerar que todas las sociedades civiles que constan en el censo con NIF letra “J” tienen personalidad jurídica.

Los socios o representantes de sociedades civiles con objeto mercantil (que deben tributar por el Impuesto sobre Sociedades) disponen de un plazo de 6 meses a partir del 1 de enero de 2016 para disolverse. Las comunidades de bienes no están afectadas por esta normativa.

Se pueden presentar las siguientes situaciones:

1. Sociedad civil que pase a tributar por el Impuesto sobre Sociedades.
2. Sociedad civil que se disuelva y liquide.
3. Sociedad civil que se transforma en sociedad profesional.
4. Sociedad civil que pretenda transformarse en comunidad de bienes o viceversa.
5. Sociedad civil que se transforme en sociedad limitada.
6. Sociedad civil profesional que no figure en el censo de la AEAT como tal.
7. Sociedad civil que comunica un cambio de actividad económica.
8. Sociedad civil sin actividad económica de alta.

La transformación de una Comunidad de Bienes en una Sociedad Civil no es posible. La transformación de una entidad sin personalidad jurídica en una con personalidad jurídica no está amparada en la normativa ya que implica un traspaso patrimonial hacia una entidad que dispone de personalidad jurídica.

Por tanto, si los partícipes de una comunidad de bienes quieren transformarse en una sociedad civil, deberán presentar una declaración censal de baja y posteriormente presentar un modelo censal solicitando el alta y un NIF de sociedad civil (“J”).

A esta transformación se la aplica la misma doctrina que a la transformación de sociedad civil a sociedad mercantil y, en esta materia, la consulta V1558-12 de la DGT recoge expresamente que no es posible transformar una comunidad de bienes en una sociedad limitada.

La transformación de una sociedad civil está regulado en la Ley 3/2009 de modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles que establece en su artículo 4.3 que:

“las sociedades civiles pueden transformarse en cualquier tipo de sociedad mercantil”

Para ello deberá estar previamente inscrita en el registro mercantil y cumplir los requisitos que se establecen en el proceso de transformación.

La sociedad civil que conste como entidad en atribución de rentas y se transforme en Sociedad Limitada deberá presentar un Modelo 036, adjuntando la escritura de transformación y certificado de inscripción en el Registro Mercantil.

Los socios de la sociedad civil sujeta al Impuesto sobre Sociedades que estuviesen de alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores únicamente por tener obligaciones derivados de su condición de socios de una entidad en atribución de rentas procederán a presentar un Modelo 036 para comunicar su baja en dicho censo si no debe constar de alta por otro motivo. En caso de que deban seguir de alta individualmente presentarán un Modelo 036 para dar de baja su “obligación de realizar pagos fraccionados a cuenta del IRPF, derivados de su condición de miembro en una entidad en atribución de rentas“.

En este caso, al no haber disolución no será de aplicación el régimen descrito en la DT 19ª de la LIRPF.

En el caso de una sociedad civil que comunica un cambio de actividad económica, desde el 1 de enero de 2016 la comunicación de cambio de actividad puede suponer para las sociedades civiles el cambio de tributación como entidad en atribución de rentas a entidad sujeta al Impuesto sobre Sociedades o a la inversa. Es decir el cambio de la subclave “Sociedad civil sin objeto mercantil” a la subclave “Sociedad civil con objeto mercantil” o a la inversa.

Se debe tener en cuenta que una sociedad civil puede ejercer varias actividades y si una de ellas es la única que le confiere la condición de Sociedad civil con objeto mercantil y la da de baja, debería comunicar el cambio de subclave y el cambio de su situación tributaria a entidad en atribución de rentas.

Y en el supuesto de una sociedad civil sin actividad económica de alta, las sociedades civiles que no tengan ninguna actividad económica de alta en el censo a 1 de enero de 2016, y que hubieran tenido como última actividad económica declarada alguna por las que se deba considerar sociedad civil con objeto mercantil, deberán presentar el acuerdo de disolución antes del 30 de junio de 2016 y comunicar la baja en el censo mediante la presentación de un modelo 036 en los seis meses siguientes a la fecha de presentación del acuerdo de disolución. Para ello, deberán actuar tal como se indica en el apartado anterior generic tadalafil.

En caso de que no se disuelvan y comuniquen la baja se considerarán contribuyentes por el impuesto sobre sociedades desde el 1 de enero de 2016, aun en el caso de que consten como entidad inactiva.

LEGISLACIÓN
Artículo 7 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (Cambio de Tributación).
Artículo 3 de la Orden EHA/451/20081, de 20 de febrero (Regulación de la composición del NIF).

 

Contacto:

D&V Asesores
Calle Azcona 36 bajo
28028. Madrid
Tel.: 91 361 25 69

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

64 + = 72